top of page
Buscar
  • comunicacion751

TIRCONSEJOS/TIRVIVIENDAS.COM CONTACTO 722298472

Actualizado: 2 sept 2021

Durante el confinamiento, tuvimos tiempo para pensar en cómo hacer nuestras casas más confortables y seguras, ideando reformas que ya pasaron del plano a realidad para el disfrute de muchos hogares. Pero aún quedan muchas por proyectar y presupuestar debido, entre otros motivos, a esas dudas comunes que es fácil que nos asalten cuando no estamos muy puestos en esto de hacer reformas. ¿Tendré presupuesto suficiente? ¿Debería hablar antes con un arquitecto? ¿Cuánto me puede costar una reforma integral? ¿Puede un imprevisto mandar al traste mis sufridos ahorros? Para que los imprevistos sean menos molestos y nada (especialmente el miedo a no tener suficiente dinero) impida que tu vivienda se convierta en ese refugio que deseas, toma nota de 3 consejos para controlar los gastos de cualquier reforma.


1. Divagaciones ¡ninguna! Acude a un buen profesional

Porque si vas a reformar tu casa, lo primero que deberías hacer siempre es consultar tu idea a un estudio de arquitectura o un interiorista, para que pueda orientarte sobre algunas cosas que lógicamente tú no controlas y que pueden complicarte la vida a la hora de desarrollarla. Nos referimos a humedades, refuerzos en paredes, materiales que es complicado que encuentres o que no dan el resultado que tú crees que te van a dar.

Un experto captará tu idea y la vez optimizará instalaciones y recursos para que todo entre dentro del presupuesto que tenías. ¿Y esto no encarece el precio? Si lo entendemos como una inversión para no gastar después en mil cosas que no esperas, creemos que no te sale para nada más caro (¡más bien al revés!).

2. Hay que ser realistas


Y no sólo en el sentido de lo que queremos, sino también en el de lo que estamos dispuestos a gastar. No hagas que el arquitecto pierda el tiempo en propuestas que quizás después no puedas llevar a cabo. Sé claro en cuanto al techo de gasto para que los profesionales puedan desarrollar la idea con un presupuesto lo más aproximado posible y teniendo en cuenta el gasto de hacer las consultas necesarias al ayuntamiento u otros organismos que inevitablemente han de entrar en acción.

En viviendas de segunda mano nunca está de más que puedas hablar con otros vecinos y saber si hay planos de la finca o si por ejemplo, contamos con una bajante en un lugar donde no esperamos (y que nos facilite enormemente la reubicación de un baño o la cocina). Es el momento perfecto para consultar con los profesionales alternativas más económicas y valorar prioridades. Imagina que querías revestir todo el baño de mármol y ahora ves que el gasto se dispara, un buen profesional podrá adaptar tu deseo a tu bolsillo para (por ejemplo) instalar un porcelánico que lo imite y que te salga bastante más económico.

Para calcular el coste de esa reforma que planeas tienes que saber el coste por metro cuadrado de demoler o levantar tabiques, de poner un falso techo, de pintar paredes, de vestirlas con alicatado. Y esto es un trabajo que prepara nuestro arquitecto al hacer los planos de la reforma. Con el croquis y la memoria de calidades en la mano, ya sabrás qué partidas se han de ejecutar y los materiales que te harán falta. Ahora es el momento (y no antes) de pedir presupuestos de ejecución ¿Cuántos? Lo ideal es que al menos tengas 3 para comparar.

3. Aprende a leer presupuestos





Durante el confinamiento, tuvimos tiempo para pensar en cómo hacer nuestras casas más confortables y seguras, ideando reformas que ya pasaron del plano a realidad para el disfrute de muchos hogares. Pero aún quedan muchas por proyectar y presupuestar debido, entre otros motivos, a esas dudas comunes que es fácil que nos asalten cuando no estamos muy puestos en esto de hacer reformas. ¿Tendré presupuesto suficiente? ¿Debería hablar antes con un arquitecto? ¿Cuánto me puede costar una reforma integral? ¿Puede un imprevisto mandar al traste mis sufridos ahorros? Para que los imprevistos sean menos molestos y nada (especialmente el miedo a no tener suficiente dinero) impida que tu vivienda se convierta en ese refugio que deseas, toma nota de 4 consejos para controlar los gastos de cualquier reforma.

1. Divagaciones ¡ninguna! Acude a un buen profesional Porque si vas a reformar tu casa, lo primero que deberías hacer siempre es consultar tu idea a un estudio de arquitectura o un interiorista, para que pueda orientarte sobre algunas cosas que lógicamente tú no controlas y que pueden complicarte la vida a la hora de desarrollarla. Nos referimos a humedades, refuerzos en paredes, materiales que es complicado que encuentres o que no dan el resultado que tú crees que te van a dar. Un experto captará tu idea y la vez optimizará instalaciones y recursos para que todo entre dentro del presupuesto que tenías. ¿Y esto no encarece el precio? Si lo entendemos como una inversión para no gastar después en mil cosas que no esperas, creemos que no te sale para nada más caro (¡más bien al revés!).

2. Hay que ser realistas Y no sólo en el sentido de lo que queremos, sino también en el de lo que estamos dispuestos a gastar. No hagas que el arquitecto pierda el tiempo en propuestas que quizás después no puedas llevar a cabo. Sé claro en cuanto al techo de gasto para que los profesionales puedan desarrollar la idea con un presupuesto lo más aproximado posible y teniendo en cuenta el gasto de hacer las consultas necesarias al ayuntamiento u otros organismos que inevitablemente han de entrar en acción. En viviendas de segunda mano nunca está de más que puedas hablar con otros vecinos y saber si hay planos de la finca o si por ejemplo, contamos con una bajante en un lugar donde no esperamos (y que nos facilite enormemente la reubicación de un baño o la cocina). Es el momento perfecto para consultar con los profesionales alternativas más económicas y valorar prioridades. Imagina que querías revestir todo el baño de mármol y ahora ves que el gasto se dispara, un buen profesional podrá adaptar tu deseo a tu bolsillo para (por ejemplo) instalar un porcelánico que lo imite y que te salga bastante más económico. Para calcular el coste de esa reforma que planeas tienes que saber el coste por metro cuadrado de demoler o levantar tabiques, de poner un falso techo, de pintar paredes, de vestirlas con alicatado. Y esto es un trabajo que prepara nuestro arquitecto al hacer los planos de la reforma. Con el croquis y la memoria de calidades en la mano, ya sabrás qué partidas se han de ejecutar y los materiales que te harán falta. Ahora es el momento (y no antes) de pedir presupuestos de ejecución ¿Cuántos? Lo ideal es que al menos tengas 3 para comparar. 3. Aprende a leer presupuestos Para evitar disgustos, malos rollos y sobre todo gastar mucho más dinero, el presupuesto que te facilite cada contratista debe de estar desglosado y calculado en función de lo que se solicitó en la memoria. Cantidades exactas y por supuesto, marcas. Si sabemos claramente qué materiales queremos, hay que especificar marca y modelo para que sean estos los que nos presupuesten, y no otros que te pueden decir que se parecen y luego ni por asomo. En la suma total debe figurar una partida que añada la instalación final para que quede todo, todo y todo, en marcha y perfectamente funcionando.

Por eso, aquí también es básico que cuentes con un buen profesional que te ayude a elegir el presupuesto más ventajoso y con todas las garantías. Nunca aceptes presupuestos que engloban en una unidad, por ejemplo toda la electricidad o fontanería porque si después quieres sumar un enchufe o un grifo para la terraza, te puede salir muy caro. En cambio, sabiendo cuánto cuesta instalar cada enchufe o sacar un punto de luz, ese gasto lo tienes asumido y controladísimo.

Los gastos de desmontes y retirada de escombros es otra cosa que a veces se pasa por alto (y siempre aumentan el presupuesto). Nuestro consejo si vas muy justito, es plantear desde el principio la opción de obra seca para evitar estos gastos, acortar los tiempos y todo hay que decirlo: ¡reducir bastante toda la suciedad que inevitablemente provoca una obra convencional!

4 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Todos los años por estas fechas toca hablar de color. Los especialistas han dictado sentencia y este año próximo 2022 han coronado comoColor del Año a "Very Peri". Un azul que tira a morado y que aunq

3 trucos para eliminar el polvo de una vez por todas ¿Eres de los que por más que limpias la casa siempre hay polvo? En la televisión, en los rincones, en los muebles del salón... Mires por donde mire

¿Cuál es el sistema de calefacción que mejor se adapta a tu casa? Un sistema de calefacción que se adapte bien a nuestro hogar es la mejor elección para hacer de nuestra casa un espacio cómodo y agrad

bottom of page